El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

miércoles, 20 de junio de 2012

Con el "tupper" en la orilla

La nevera, el tupper, la silla plegable, la toalla, el mantel, la tortilla de patatas, el bañador, la crema solar y el sombrero de paja son elementos imprescindibles para pasar un verano en las Lagunas de Ruidera, la ‘playa’ manchega más concurrida desde que el parque recuperó su esplendor hace unos años gracias a un par de inviernos lluviosos.

Junto a la orilla y bajo los árboles, la gente se arremolina para disfrutar del frescor del agua y para pasar el día comiendo y bebiendo. No muy lejos de allí, los restaurantes no están vacíos, pero llevan dos años acusando que el bolsillo de los bañistas no esté para muchas alegrías. Y los hoteles, casas rurales y campings tienen que esperar hasta la misma semana para saber si llenarán el sábado y el domingo.

Así lo manifiesta Raúl Ares, representante no oficial de algunos de los empresarios de la zona y propietario del hotel Albamanjón y de los apartamentos Doña Ruidera. «Las previsiones son muy inciertas porque nos estamos encontrando desde hace dos años que las reservas se localizan en la misma semana que van a venir», señala. Según sus datos, por estas fechas, otros años contaba ya con casi el 50 por ciento del hotel lleno para julio y agosto. Este año, apenas tiene alguna previsión. Como ejemplo, pone el Día de Castilla-La Mancha: «Esto es el Benidorm de La Mancha, la gente viene con su mesa y su nevera y se pasa el día bañándose, pero el consumo está muy estancado». Echa la vista atrás y ve que el verano pasado «fue difícil, pero se trabajó bastante bien». «Abril y mayo fueron meses muy buenos en 2011 y, sin embargo, esta vez no lo han sido tanto como esperábamos», señala.

De igual modo opina el responsable de la casa rural Pernales. «Va a haber menos visitantes que otros años y con menos previsión», adivina. La razón es que, a estas alturas, en años anteriores tenía un 90 por ciento de las reservas confirmadas para la temporada alta y ahora no llega ni a la mitad hasta primeros de agosto. «Eso no quiere decir que la gente no se apunte a última hora, pero no lo sabemos», afirma.

Fuente: La Tribuna de Ciudad Real Patricia Vera

No hay comentarios:

Publicar un comentario